miércoles, 19 de mayo de 2010

Carta Agroecológica de la Habana


Durante los días 11 al 14 de este mes se realizó en la ciudad de la Habana (Cuba) el VIII Encuentro de Agricultura Orgánica y Sostenible. En este evento participó un buen número de miembros de la Sociedad Científica Latinoamericana de Agroecología (SOCLA). Producto de este encuentro se produjo la llamada “Carta Agroecológica de la Habana”, en esta declaración los participantes en el evento enunciaron los motivos por los cuales se considera de necesidad imperiosa impulsar la agricultura de base Agroecología en nuestros países.

Carta Agroecológica de la Habana


Los mas de 450 participantes del VIII Encuentro de Agricultura Orgánica y Sostenible organizado por la Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales (ACTAF) realizado en Habana, Cuba del 11- 14 de Mayo de 2010, y reunidos para discutir los desafíos de la agricultura Cubana y Latino Americana frente a la crísis ambiental, financiera y energética que atraviesa el planeta declaramos:

1. La urgente necesidad de impulsar un nuevo paradigma agrícola de manera de poder asegurar suficientes alimentos sanos y accesibles para la creciente población mundial, sobre la misma base de tierra arable, pero con menos petróleo, menos agua, nitrógeno y otros recursos, y dentro de un escenario de cambio climático e incertidumbre económica.

2. El modelo agrícola industrial-convencional y sus cuestionables derivaciones biotecnológicas esta agotado y no podrá dar respuestas a este desafío.

3. El modelo agroecológico se perfila como la opción mas viable ya que permite la generación de sistemas agrícolas capaces de producir conservando la biodiversidad y la base de recursos naturales, sin depender de petróleo, ni insumos caros. Esta agricultura de base agroecológica es diversificada, resiliente al cambio climático, eficiente energéticamente y compone una base fundamental de toda estrategia de soberanía alimentaria, energética y tecnológica.

4. Miles de agricultores en Cuba y America Latina ya practican este tipo de agricultura ofreciendo múltiples beneficios ambientales, sociales, culturales y económicos a varios sectores de la sociedad rural y urbana de la región. Estas experiencias agroecológicas exitosas constituyen verdaderos “espacios de esperanza” y lo que se requiere es socializarlas mediante procesos horizontales de intercambio campesino a campesino.

5. En este proceso de masificación de la propuesta agroecológica los científicos, profesionales y técnicos involucrados en el quehacer silvo-agropecuario tienen un rol fundamental en la sistematización de las experiencias agroecológicas surgidas de la investigación formal y de las tradiciones de los agricultores, en llevar la teoría agroecológica a la práctica y de enriquecer la misma desde la práctica sistematizada, junto a los agricultores servir de promotores y facilitadores de procesos participativos de investigación y extensión. También tienen la responsabilidad social de informar y motivar a los decisores para que se desarrollen políticas agrarias que potencien la agricultura sostenible tal como el acceso de los agricultores a la información, educación, investigación, tierra, agua, semillas locales, mercados, etc.

6. Los participantes de este encuentro hacen un llamado general a la comunidad latinoamericana y en especial a los consumidores para que apoyen a la agricultura campesina de base agroecológica, ya que el mejoramiento de la calidad de vida en las ciudades ( acceso a alimentos sanos, calidad del agua, biodiversidad de flora y fauna, microclima, secuestro de carbono, etc.) dependerá cada vez mas de la presencia de una agricultura de base agroecológica en sus áreas agrícolas periféricas.

7. Los umbrales de la naturaleza han sido sobrepasados por el crecimiento económico desenfrenado y los paisajes modificados hasta puntos extremos por el monocultivo y otras prácticas nocivas al agroecosistema, la salud humana y el ambiente natural. La Agroecología provee las bases para revertir este proceso y restaurar los servicios ecosistémicos, como la producción limpia de alimentos, la mitigación del cambio climático y la conservación de la biodiversidad, tan necesarios hoy en día para la supervivencia del planeta.
Apremiados por la urgencia de los tiempos convocamos a convertir esta declaración en plan de acción de agroecólogos y agroecólogas de Latino America y El Caribe.

Participantes del VIII Encuentro de Agricultura Orgánica y Sostenible
.