domingo, 15 de enero de 2017

...
 
.
“Cuentan de una fiera de Peonia que se llama Bonaso, con crin de caballo y en lo demás parecida al toro, con los cuernos tan enroscados que no son aptos para el combate. A causa de ello, busca refugio en la huida y deja en ella un excremento, en una extensión de hasta tres yugadas a veces, cuyo contacto abrasa a sus perseguidores como una especie de fuego.”


Plinio

.


.