sábado, 12 de junio de 2010

BP mas allá del petróleo: the body count



Ya han pasado casi dos meses desde que comenzó el derrame de petróleo en el Golfo de México, el escape sigue… y ni siquiera sabemos realmente cual es la dimensión real del daño. Sin embargo este desastre nos ha enseñado algunas cosas:

1) No podemos confiar en niños para que cuiden dulces. Es un acto incomprensible que el gobierno Norteamericano halla dejado tanta responsabilidad en manos de los culpables del derrame. Luego los políticos se indignan por las manipulaciones hechas por la compañía sobre la magnitud del daño…es una canallada.

2) En el marco de la racionalidad capitalista no se pueden enfrentar efectivamente estos desastres. Pensar que una compañía por si misma, se va a encargar de solucionar un problema de esta importancia, es depositar demasiada confianza en las fuerzas invisibles del mercado.

3) No existe tal cosa como una transnacional verde, mucho menos una del petróleo.

4) Debemos dejar el petróleo en el subsuelo.

Sin embargo, estas verdades de Perogrullo no son comparables con la gravedad de la tragedia ecológica que este derrame ha significado. Nos podemos hacer una burda idea sobre dimensión del ecocidio, cuando vemos fotografías como las publicadas en el Huffington Post (Hacer Click Aquí) o gracias a gráficas como la elaborada por Dan Swenson (The Times- Picayune) sobre el body count del derrame: