domingo, 21 de junio de 2009

El arrebato de tierras

La mejor cobertura para la recesión en los próximos 10 o 15 años es la inversión en tierras agrícolas
Reza Vishkai (2008)
Insight Investment
.
.
En los últimos meses, el mundo agrícola se ha visto afectado por un singular fenómeno relacionado con la crisis financiera y ecológica: El arrebato de tierras. Varios países dependientes de la importación de alimentos para alimentar a sus pueblos, se están adueñando rápidamente de tierras con vocación agrícola en todo mundo.
.
Desde marzo de 2008, funcionarios de alto rango de países como China, India, Japón, Malasia, Corea del Sur, Egipto, Libia, Bahréin, Jordán, Kuwait, Qatar, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos han estado activamente comprando tierras fértiles en lugares como Sudán, Pakistán, Birmania, Camboya, Indonesia, Laos, Filipinas, Tailandia y Vietnam, Turquía, Kazajstán, Uganda, Ucrania, Georgia, Brasil.
.
Convencidos de que las oportunidades agrícolas en sus propios países son limitadas y de que no es posible confiar en el mercado, los gobiernos “sin soberanía agroalimentaria” están comprando tierras en todos lados para producir sus propios alimentos. Por otro lado, los gobiernos que están siendo “cortejados” para hacer uso de sus tierras agrícolas, generalmente dan la bienvenida a los ofrecimientos de nuevas inversiones extranjeras.
.
Dada la continuada crisis de Darfur, donde el Programa Mundial de Alimentos intenta alimentar a 5.6 millones de refugiados, podría parecer disparatado que haya gobiernos extranjeros que estén comprando tierras en este país para producir y exportar alimentos. Lo mismo ocurre en Camboya, donde 100 mil familias (medio millón de personas), carecen actualmente de alimentos. Sin embargo eso es exactamente lo que está ocurriendo.
.
.
China es ostensiblemente autosuficiente en alimentos, pero tiene una población gigantesca en crecimiento, sus tierras agrícolas están desapareciendo ante el avance industrial y sus suministros de agua están sometidos a graves presiones. Esta situación a llevado a este país a ser el mayor arrebatador de tierras a nivel mundial. En esencia, la estrategia china de apropiación de tierras es conservadora: el gobierno está protegiendo con mecanismos financieros sus apuestas de inversión y maximizando sus opciones para suministrar alimentos a su país a largo plazo.
.
.
Los Estados del Golfo Pérsico, debido a su situación geográfica, tienen escasez de suelo y de agua con la cual cultivar alimentos o criar ganado. Sin embargo, estos países poseen enormes cantidades de petróleo y dinero, lo que los coloca en una excelente posición para buscar en otros países cómo obtener sus alimentos. La crisis alimentaria afectó excepcionalmente a estos países. El aumento simultáneo de los precios de los alimentos en el mercado mundial y la caída del dólar implicó un gran golpe. El gasto en importación de alimentos aumentó en los últimos cinco años de 8 mil millones de dólares a 20 mil millones. Con poblaciones constituidas en gran medida por trabajadores inmigrantes escasamente remunerados, es absolutamente necesario que las dinastías políticas del Golfo les proporcionen alimentos a precios razonables, razón por la cual han optado por el arrebato de tierras.
.
...
Si bien China y los estados del Golfo son los mayores actores en el arrebato de tierras, otros países también se están moviendo agresivamente para encontrar tierras agrícolas en el extranjero. Por ejemplo, Japón y Corea del Sur son dos países ricos cuyos gobiernos han optado por depender de las importaciones. Ambos reciben alrededor de 60% de sus alimentos del extranjero.
.
Un segundo grupo de actores interviniendo activamente en el arrebato de tierras, son los especuladores financieros. Frente al desplome financiero actual, toda suerte de inversionistas están recurriendo a la tierra como nueva fuente de lucro. La crisis alimentaria aunada a la crisis financiera han hecho del control sobre la tierra un nuevo imán para los inversionistas privados. No se trata de las operaciones típicas de las agroempresas, se trata de un nuevo interés en adquirir el control de las tierras agrícolas.
.
A lo largo de 2008 y en lo que va del 2009, un ejército de casas de inversión, fondos de capitales privados y fondos de cobertura han estado comprando ávidamente tierras agrícolas en todo el mundo. Estas actividades han contado con ayuda de organismos como el Banco Mundial y el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo. Estas multilaterales “persuaden” a los gobiernos para que cambien sus legislaciones relativas a la propiedad de la tierra, de manera que los inversionistas puedan adquirirlas. El horizonte temporal del cual hablan los inversionistas es, en promedio, de 10 años y las tasas anuales proyectadas de retorno son del 10 al 40% en Europa o hasta 400% en África.
.
Es fácil prever que los mas afectados con esta nueva tendencia serán los trabajadores, agricultores y comunidades locales, quienes inevitablemente perderán acceso a la tierra. Sencillamente, se está entregando la base sobre la cual construir soberanía alimentaria. De no poner coto a este proceso, el acaparamiento mundial de tierras podría significar en numerosos lugares del mundo el fin de la agricultura en pequeña escala y del campo como medio de vida y sustento.
.
En la siguiente figura se puede apreciar un mapa en el cual se presenta quienes son los grandes países arrebatadores y los lugares en los cuales han arrebatado la tierra.
.
.
La información aquí presentada se tomo de un articulo publicado por GRAIN, el cual puede ser leído haciendo click aquí.